Y de repente…guitarras

guitarras de jose luis quiroz

Y de repente en casa hay 4 instrumentos de cuerda, 3 guitarras y un ukulele, ahora que he estado estudiando música, van apareciendo instrumentos y oportunidades, es como si los llamaras y ellos respondieran; recuerdo muy bien una anécdota de cuando estudiaba fotografía en el caf, un compañero se quejaba diciendo: “nunca tendré una cámara Leica”, las Leicas han sido y siguen siendo cámaras de alto costo,  a lo que mi maestro Saúl Serrano,  le contestó: “¿sabes qué?, que nunca tendrás una Leica si sigues con ese pensamiento, tu mismo te lo estas negando”.

En una de mis clases de música, mi maestro me decía que “no sabíamos todavía hasta donde llegaría”, y hace poco me animaba diciéndome que de seguir estudiando en breve podría estar tocando con ellos, bueno yo le dije que no me pondría límites, que estudiaría lo necesario por respeto al tiempo que me está dedicando, la verdad es que son muchas cosas las que hay que aprender además de la práctica con el instrumento, la teoría musical es completamente nueva para mi y ha requerido de más estudio de lo que pensé.

Bueno hasta la próxima.

 

De regreso a la guitarra

La guitarra de Arturo "El Güero" ArellanoDe regreso a la guitarra

A Arturo “El Güero” lo conocí hace…..varios años, la verdad no lo recuerdo, pero son muchos, mi esposa y yo frecuentábamos un restaurante en Satélite llamado “Bésame Mucho” éramos clientes asiduos, nos conocían bien y nos consentían en la comida como en pocos lugares, es una pena que haya desaparecido tan buen lugar para comer excelente comida mexicana; bueno después de este breviario culinario, comentaba que en ese restaurante que frecuentábamos, acudimos a celebrar un cumpleaños de mi esposa, pedimos al grupo musical que en ese entonces trabajaba ahí que nos acompañara durante la comida y nos encantó, en todos los sentidos de la palabra, nos encantó como tocaban y nos encantaron porque desde entonces no hemos vuelto a contratar a ningún otro grupo para acompañar musicalmente nuestras reuniones, inclusive mi pequeña hija los toma en cuenta para sus celebraciones de cumpleaños; ellos son el Cuarteto Los Aries.

El requinto del cuarteto es Arturo, mejor conocido como “El Güero”, un guitarrista excelente, como pocos he escuchado, con una técnica muy depurada, muy limpio en sus interpretaciones, si antes lo admiraba, ahora lo respeto mucho más al ver todo lo que sabe y que generosamente me está enseñando, me está haciendo que me esfuerce mentalmente y físicamente para aprender.

Ya logré poner en un mes mi primer canción, La Historia de las Sillas de Silvio Rodríguez, siempre me ha gustado la música de Silvio y siempre quise tocar la guitarra como él; no es sino hasta ahora, que “El Güero” me está ayudando a darme este pequeño gusto y logar este sueño.

Al Güero le debo y agradezco mi regreso a la guitarra, estoy muy contento y agradecido de lo que me está enseñando, afortunadamente dejé la guitarra por mucho tiempo, esto fue como un “reset” para quitarme lo mal aprendido de manera autodidacta, ahora las cosas van diferentes y se nota, en un mes he aprendido lo que no logré en años y ahora hasta gozo intentando tocar las escalas y ejercicios que me pone con los que me tortura los dedos.

Muchas gracias “Güero” por tu paciencia y sobre todo por tu amistad, tiempo nos falta y se nos quedan muchos temas por tocar y conversar.

Mentalmente es muy enriquecedor e inspirador para mi como fotógrafo, ahora que he retomado la guitarra, escucho más música y me siento mejor conmigo mismo.

Por cierto, durante la clase de ayer Arturo me comentaba que justo ayer 1 de marzo, hace 20 años se inició en la guitarra; estando aún en la escuela se acercó a David Limón, quien era su compañero de estudios, para que le enseñara a tocar, comenta que de alguna forma ahí inició a cocinarse el cuarteto y a forjar su historia como músico; ahora David dirige el cuarteto Los Aries.